“La práctica hace…”


Recordás ¿Cómo fue tu primer contacto con la vida laboral? ¿Fue una pasantía?  Trasladémonos al tiempo cuando éramos el nuevo, cuando tuvimos la oportunidad de sorprendernos, de sentirnos útiles, cuando adquirimos un sentido de pertenencia hacia una organización, cuando éramos principiantes.

Actualmente  tengo la grandiosa oportunidad de trabajar directamente con jóvenes talentosos  ¿Qué tan jóvenes? Algunos apenas terminando su carrera universitaria, ¿Qué tan talentosos? Tan talentosos que aún no conocen sus capacidades. Este trabajo me ha inspirado a compartir algo que se observa muy claro en ellos.Me recuerda mis primeros trabajos, mis primeros meses como jefe de personal, me recuerda a mi niñez con juguete nuevo.

He observado ciertos síntomas durante las primeras semanas de trabajo .Los nervios y las ansias son los más comunes; es fácil ver en ellos que han dormido unas pocas horas, que algo los impacienta, que están conociendo un mundo nuevo. También se ve que están ansiosos por aprender, ansiosos por sorprender con el próximo proyecto a quienes llevamos años en esto; tienen además el sentimiento de sorpresa, son muy obedientes, puntuales y responsables. Al exteriorizar estas ansias e incertidumbre, las primeras repuestas que recibimos de parte de los “adultos y experimentados”  son: “Eso va a pasar… después te vas a sentir cómodo y tranquilo, te vas a acostumbrar… Es normal ya vas a ver”. Y así todos esos primeros síntomas comienzan a esfumarse gradualmente.

Pero no muchos de nosotros vemos estos síntomas como positivos. De estos primeros días hay mucho que deberíamos conservar o recuperar (en el caso de que ya llevemenos algunos kilómetros recorridos en la vida laboral).

Experiencia versus creatividad.

Dicen que son mutuamente excluyentes. Yo creo que ambas son necesarias e importantes. Sí creo que cuando conocemos mucho de algo en particular se absorben más creencias y ortodoxias; es por ello que se dice que si querés cambiar las reglas del juego en alguna industrial (por ejemplo la industria automotriz) invitá a diseñadores e ingenieros que no han tenido nada que ver con vehículos. De igual forma cuando entramos a una nueva organización es fácil ver los errores, lo que se hace mal, lo que se puede hacer diferente, es tan fácil y claro que lo primero que proponemos es ¿Por qué no han intentado lo más simple, lo más obvio? Y la organización reacciona, ¿Creés que es fácil cambiar la cultura? ¿Creés que los jefes te van a escuchar? Esos primeros instintos de soñar y crear cosas realmente nuevas son imperativos para la sobrevivencia de toda organización. Posteriormente se adquiere experiencia y esta se va comiendo nuestra ingenuidad.

Board_blog2

El efecto burnout (o agotamiento laboral).

Algunos lo han vivido, otros los están viviendo pero la mayoría ni siquiera saben cuando pasan por esta etapa. Cuando lo nuevo ha pasado, cuando en nuestro apuro por dominar todas las tareas y exigencias del puesto hace que se vuelva rutinario, sin sentido y aburrido. Pasan los días y llega el domingo y nos levantamos quejándonos del inicio de una semana más en lo mismo. En nuestros primeros proyectos cabía la esperanza, la posibilidad de sorprendernos, conocer un equipo, la realidad de la vida laboral, la emoción de ser capaces; ahora esto se ha convertido en descontento y desesperanza. ¿Qué podemos hacer para evitar o llegar a este estado? Aquí un consejo fácil y rápido: La próxima vez que te inviten a un proyecto o veas que hay una tarea del que nadie se quiere hacer cargo levanta la mano y ocupate de ella. No lo veás como más carga de trabajo, velo como una posibilidad de desarrollar una habilidad, cambiar la rutina, conocer personas, equivocarte y mejorar. Es mejor llegar a la casa cansado pero motivado que aburrido y sin energías.

No acostumbro a citar pero esta frase cae perfecta para sobrellevar este efecto: “Una persona sin proyecto, es un proyecto de persona”.

Sed de aprender.

Que sea lo último que se apague en nosotros, las ganas de aprender y entiéndase que aprender involucra fallar. Este miedo suele permanecer un tiempo en nosotros pero la sobre confianza nos comienza a limitar. Creerse el erudito en un tema lleva a poner ante nosotros grandes barreras y esto nos lleva a su vez a bloquear organizaciones. ¡Escuchá! Dejá hablar a los demás y entendé su opiniones, reconocé todas las mañana que las buenas ideas vienen de todos y podés estar omitiendo a un buen elemento por el simple hecho de no darle oportunidad. Recordá cuando eras principiante !Qué buena era la sensación que escucharan tus ideas! Gracias a estos errores que cometiste al inicio lograste sorprenderte.

Si bien el propósito de toda organización cuando adquiere un nuevo integrante es acelerar la curva de aprendizaje, está en tu persona resistirte a la comodidad, a la falta de creatividad, al miedo a fallar, al miedo a probar nuevas cosas y a pensar que todo lo sabemos.  Sacá el practicante que todos llevamos dentro, “La práctica hace … al que continuamente crea, emprende y aprende”.

Anuncios

9 comentarios en ““La práctica hace…”

  1. El título anima a seguir con la lectura y descubrir que hace la práctica. Simple con un mensaje que anima a no perder las ansias por aprender, por sorprender y conocer cada día mas. Excelente conclusión 

  2. La rutina nos despersonaliza, a tal grado de olvidar lo bien que se siente cambiar. Es excelente siempre buscar el otro ángulo de observación. Muy bueno. Te hace pensar en lo que estamos haciendo.

  3. Hola Juan,

    Sin duda la experiencia es importante pero hay que estar pendiente en que momento se vuelve irrelevante.

    Mas que nada uno tiene que crear la revolucion antes de que la encuentre a uno. Para eso hay que experimentar, juntarse/colaborar con gente diferente a uno, y estar siempre repensando lo que hacemos y por que lo hacemos.

    Creo que el siempre estar aprendiendo es liderazgo, y el liderazgo potencializa la reinvencion!

  4. Hola Juan,

    Sin duda la experiencia es importante pero hay que estar pendiente en que momento se va a volver irrelevante.

    Mas que que nada uno tiene que crear la revolucion antes de que lo encuentre a uno.

    Para eso hay que seguir aprendiendo, experimentar, juntarse/colaborar con gente diferente a uno y nunca dejar de repensar lo que hacemos y por que lo hacemos.

    El liderazgo potencializa la reinvencion!

  5. Excelentes comentarios! Jorge, qué buen tema para una próxima entrada “cuando la experiencia se vuelve irrelevante”.

    También considero importante recalcar colaborar con otras personas y cuestionar lo que hacemos… Así nos mantenemos vivos!

    • ¿No que la vida se trata de experiencias? ¿cómo es posible que la experiencia se vuelva irrelevante?

      -Aún en un ambiente laboral, es como en un videojuego, la experiencia se acumula para subir de nivel y mejorar, sería tal vez alcanzar el nirvana, pero eso es cosa de gurús… y ya sabemos que sucede con los gurús –> http://ptf.me/1kLIqc0

  6. Inicié mi vida laboral a los 23 años cuando recién salí y empecé realizando pasantías, y mi primer objetivo era reconocer como relacionar la teoría con la practica, y aplicarla en aquellas actividades que eran grandiosas porque es lo que en verdad me gusta!!! Y como todo un dicho mencionada La practica hace al maestro… pero este tiene que estar muy bien informado, muy bien capacitado y sobre todo estar apto para todo lo que enfrentara en la vida laboral, no tomarlo como rutina sino como un reto que se debe cumplir en tiempo y forma, disciplina y bajos las estrictas reglas que se requieran. Es otro ambiente, te sientes diferente, y claro te anima seguir en cambios constantes y seguir preparándote, porque ves los beneficios que obtienes y el ánimo que logras cuando todo se realiza bien y a como es!! con entusiasmo, sin preferencias y con excelentes valores éticos y morales!!!

  7. Me gusto mucho la forma en que exponen el tema; considero que actualmente cuando iniciamos nuestra vida laboral mas allá de la carrera que hallamos escogido lo esencial es tener las ganas de aprender día a día, por lo que considero que esa curva de aprendizaje debe de ser constante.
    Creo que es normal sentir nervios cuando nos enfrentamos a experiencias nuevas; sin embargo, lo más importante de todo esto es aprender a escuchar pero de igual forma ser escuchados.
    A pesar de no tener experiencia laboral como jóvenes poseemos la creatividad y la visión para ver las cosas desde puntos de vista mucho más amplios a la hora de aportar o resolver una situación.
    El mercado laboral mas allá de un título busca personas creativas que realmente puedan añadir un valor agregado a la compañía pero sobre todo que tenga las actitudes y aptitudes para crecer y convertirse en un gran profesional.

Responder a Yadira Sánchez Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s