Abrazá tu curiosidad


Investigadores y grandes innovadores concuerdan que las personas tipo T suelen tener mayor habilidad creativa. ¿Qué es eso? Simple. Una persona tipo T es alguien experto en un área específica pero que tiene un interés genuino en otras áreas también. Teresa Amabile, Directora de Investigación de la Unidad de Gestión Empresarial de la Escuela de Negocios de Harvard, dice que para que una persona pueda ser creativa, primero debe de ser un experto en su campo de trabajo y debe tener la habilidad de aprender nuevas cosas.

Tom Kelley -una de las personas que muero por conocer- compartió en una entrevista que en IDEO  ellos solamente buscan y contratan a personas que tengan un fuerte conocimiento y experiencia en un tema específico, pero que también demuestren que tienen respeto, interés y, preferiblemente, experiencia en otras áreas. Por ejemplo, dice Kelley, una persona tipo T puede ser un ingeniero a quien le encante hacer arte en su tiempo libre, esté interesado en antropología y tal vez tomó algún curso en ese tema o en otra combinación ‘esotérica’ de intereses.

Kelley defiende la contratación de personas tipo T porque dice que este tipo de gente puede hacer una mayor contribución al equipo y construir sobre las ideas de los demás. Ahora, la pregunta del millón es: ¿cómo hago para convertirme en una persona tipo T y ser más creativo? Podés comenzar observando conscientemente el mundo a tu alrededor, como les compartía en mi artículo anterior, y también podés abrazar la curiosidad.

Yo tengo una sobrina de 3 años. La adoro con locura, peeeeero no les voy a negar que a veces puede poner a prueba mi paciencia. Mi sobrina está en esa etapa en que quiere saber qué es cada cosa y para qué sirve. Me pregunta a cada 5 segundos: “¿qué es eso tía ‘Bebeca’?” (si, es súper linda) y se maravilla por cada nuevo aprendizaje que tiene. Yo, respiro profundo y trato de contestarle de la mejor manera todas las veces que sea necesario. No podemos matar su curiosidad natural. Los niños son nuestro ejemplo a seguir. Nosotros también deberíamos ser curiosos, buscar activamente nuevas experiencias y dejarnos sorprender.

La curiosidad es fuente de grandes ideas.

Aquí unos pequeños consejos:

1. Salí de tu zona de confort. Está bien que te encante tu rutina, tus amigos de siempre, tu trabajo, etc… y es bueno que mantengás todo eso, pero no es suficiente. Las cosas mágicas pasan, generalmente, fuera de nuestra zona de confort. ¿Hay un nuevo proyecto fuera de tu área/departamento? Ofrecete como voluntario para participar en él y ahí tenés una vía segura de aprender algo nuevo y de empujar tus límites. Aprovechá las oportunidades de aprender nuevas cosas y enfrentar nuevos retos.

2. Expandí tu red social -y no, no me estoy refiriendo a agregar más amigos en facebook o más seguidores en twitter. Me refiero a conocer nuevas personas. El ‘networking’ puede ayudarte a tener nuevas ideas. Cuando tenés conversaciones con personas de distintos grupos, de diferentes negocios, industrias, puestos de trabajo, cultura, edades, religión, grupos políticos, etc… nos exponemos (a nosotros y a nuestras ideas) a diferentes perspectivas, podemos recibir retroalimentación y ver cosas, que sin la experiencia de otros, nunca habríamos logrado observar. Buscá activamente conocer gente diferente a vos, a expertos y no expertos, artistas y no artistas… conversar con otras personas te ayuda a ‘probar’ tus ideas en proceso.

Para conocer a otras personas proponete asistir al menos a dos conferencias al año, o eventos similares. Este tipo de reuniones son excelentes oportunidades para conocer a diversas personas. También podés unirte a algún club de tu interés, tipo club de lectura, de deportes, de artes, de tecnología, etc…

Otra cosa que podés hacer es iniciar un plan de almuerzo/cena para compartir con otras personas. Hacé una lista de las personas con quienes te gustaría compartir y discutir tus ideas. Gente que tenga buen ojo crítico y te pueda dar buena retroalimentación o una perspectiva diferente. Proponete un almuerzo o cena uno a uno, cada semana o cada quince días, o según tu conveniencia. Convertilo en un hábito. No tengás miedo de que te digan que no. A la mayoría de las personas les gusta ayudar.

Richard Branson, el magnate de negocios conocido por su marca Virgin, sabe que el ‘networking’ es esencial para construir buenas ideas. Él se asegura de crear los ambientes propicios para la colaboración. Unos años atrás, por ejemplo, compró un viejo castillo y lo transformó en un centro para hacer ‘networking’, dirigido principalmente a personas dentro de la industria del entretenimiento. Branson cree firmemente que las conversaciones entre diferentes personas puede encender la llama para generar ideas innovadoras.

3. Otra práctica que te puede ayudar es tener un grupo de personas fijo con quienes discutir tus ideas. Este grupo sería como tu grupo de mentores o tu grupo de ayuda. Deben de ser personas quienes van a cuestionar tu idea, te van a dar perspectivas diferentes y te van a ayudar a mejorar tu idea. Es gente que saca lo mejor de vos y te motiva. ¿Tenés algún mentor en tu vida profesional? Compartí con esa persona tus ideas y pedí que la critique (que vea lo bueno y lo malo). Buscar retroalimentación sobre tus ideas es buen hábito a desarrollar.

4. Aprendé nuevas cosas: si estás en la universidad o ya terminaste tu carrera, excelente. Pero la vida es de un constante aprendizaje y siempre debemos buscar cómo seguir desarrollando nuestros conocimientos, tanto en nuestra área de enfoque profesional como en otras. Gracias al internet hoy en día tenemos un sin número de recursos con los cuales podemos aprender de todo lo que se nos ocurra, y muchos de ellos son gratis, así que por qué no aprovecharlos. Aquí te dejo un par de recursos en línea que podés explorar (esta es una lista mínima, la cantidad de opciones es gigantesca):

  • También podés leer blogs y artículos en temas diferentes a tu área de expertise
  • Dedicá tiempo a la leer libros, de cualquier tipo, hasta leer un libro de Harry Potter o una novela romántica puede ayudarte a tener más ideas 😉

Este es artículo es el segundo dentro de la serie “El talento de producir ideas“, que incluye algunos tips y prácticas concretas que podemos realizar para mejorar nuestra capacidad creativa. ¿Qué vas a innovar el día de hoy?

Me encantaría conocer tus comentarios sobre éste y mis otros artículos. Podés escribir por acá mismo o encontrarme en twitter en @RebecaRiveraB.

5 comentarios en “Abrazá tu curiosidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s