Cuando cambian los planes: ¡Voy a ser Papá!


¡UUUUUUFFFFFFFFF! Imposible que no escriba sobre algo que ahorita sudo, grito, pienso las 24 horas del día y todavía lo sueño: ¡Voy a ser Papá! Y ha sido una noticia tan especial que no hay manera no comparta con todo el planeta si pudiese hacerlo. Pero la idea de esta entrada no es solo seguirlo gritando, sino compartir con ustedes como esta sorpresa -No esperada ni anunciada y a la que hasta hace pocos días de saberla todavía juraba no era parte de mis planes a corto plazo- ha sido la noticia más feliz de mis días y vino a darle vuelta no solo a mi corazón sino también a adelantar mis planes de vida. Y les cuento que hasta el momento todos los planetas se han alineado bien. ¿Quién ha dicho que los cambios son malos?

En definitiva cada cabeza es un mundo y cada mundo tiene sus propios objetivos que definen su felicidad. Los míos, siendo honestos, parece que hasta hace poco no los conocía muy bien o pensaba que eran otros hasta que me cayeron de un solo. Y así de pocos días para acá aprendí a valorar los imprevistos, las sorpresas y los cambios de planes… Y no miento cuando digo que si así fueran todas las sorpresas pues que felicidad ser sorprendido.

Manos de Bebe-936251

Es cierto, este blog tiene un perfil de discutir temas meramente profesionales, pues qué mejor ejemplo podemos dar que el giro de 180 grados que da una vida cuando te das cuenta que vas a ser papá. ¡Por supuesto que todo cambia! Pero Dios es tan maravilloso que te da meses de adelanto para que todo se pueda acomodar de la mejor manera. ¿No sería genial que así sucediera con muchos otros cambios abruptos en tu trabajo o la compañía que te desempeñas? Saber con nueve meses de anticipación que habrá un cambio de puestos, reducción de personal, prever las crisis financieras o los mismos desastres naturales sería una gran bendición. Pero lamentablemente no todo es así.

Seas que serás papá/mamá o que dejarás tu trabajo hay que reconocer algo: Nuestros planes no están escritos en piedra. Siempre en la vida habrán cambios y sorpresas y sea cualquiera el tipo siempre hay maneras de sortear el impacto:

– Responsabilidad financiera: Sea un imprevisto personal, un fuerte cambio organizacional o las mismas crisis financieras el no poder preverlas no es tan grave como no estar preparados. La responsabilidad financiera, la cultura del no derroche y la credibilidad ante tus acreedores son vitales para sortear los efectos del cambio. Y es cierto, este tema no es la especialidad de nuestro blog, pero definitivamente de manera personal si podemos recomendarles lo vital que es la cultura del ahorro y cómo puede evitarte muchos dolores de cabeza.

– Buenas relaciones: Siempre lo han dicho, “más vale tener amigos que dinero”. Las amistades correctas pueden ser cuestion de vida o muerte en el momento adecuado. Si algo es elemento crítico en el liderazgo es la capacidad de establecer relaciones con otras personas, así que si esto nos hace falta es esencial empezarlo a trabajar. He visto compañías resolver problemas gracias a amistades, he sido testigo de negocios forjarse en una mesa de tragos y deudas perdonarse gracias a una buena amistad. No es por sumar dichos pero “Más vale caer en gracia que ser gracioso”.

– Decisión y compromiso: El combustible de nuestras acciones y lo que genera los resultados. Sea personal o profesional en definitiva estar claros de un horizonte y comprometerse a alcanzarlo es el ánimo diario a cumplirlo. Escuchaba una vez a una profesional de las neurociencias decir que el éxito de cualquier objetivo depende de un 80% de decisión y 20% de las circunstancias. Algo que me quedó por siempre en la mente. En definitiva sacar adelante una carrera, familia o compañía depende de una fuerte convicción y compromiso.

Sea cual sea el cambio que llega a tu vida, siempre llegarán y nos sorprenderán. Algunos, como el mío, pueden ser emociones inolvidables cargadas de la máxima felicidad. En cambio otros sin lugar a dudas pueden ser causantes de malos ratos pero lo importante es estar preparados siempre para cualquiera.

Lo siento, pero me tendrán que aguantar los próximos meses pero solo una vez en tu vida se puede experimentar ser papá por primera vez. En definitiva a practicar una nueva carrera sin estudios previos y ahí les contaré las mil y una ocasiones en las que espero tener permiso para fallar.

Anuncios

Un comentario en “Cuando cambian los planes: ¡Voy a ser Papá!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s