Los consejos de la abuela


Esta semana nos complace publicar la entrada de una invitada muy cercana a nosotros: María José Hernández Fu.
María José es una joven, pero muy prometedora profesional, que se ha destacado los últimos años por su desempeño laboral al punto de ocupar hoy la jefatura de ventas en la división de productos tecnológicos de una reconocida empresa nicaragüense. Nos comparte su punto de vista muy personal que esperamos sea de ayuda a muchos otros profesionales.


Hoy leí la entrada de Antonio Alvarez acerca de aquella vieja pero tan sabia idea que dice ¨ Cuando no hay nada bueno que hablar es mejor quedarse callado.¨ Lo que me llevó a preguntarme, ¿Qué tan prudentes somos en nuestros trabajos? ¿Sabemos escuchar para determinar si es adecuado o no emitir alguna opinion? Seamos sinceros, por lo general no nos acordamos de todas las interacciones que hemos tenido alguna vez en nuestros trabajos, pero si nos acordamos de aquellas oportunidades en las cuales hemos hablado de más.

Siempre he admirado aquellos que poseen el tacto suficiente para saber cuando hablar y cuando no hacerlo. Solía creer que esta cualidad era algo innato, adherido a nuestras personalidades y hasta cierto punto incapaz de adaptarse. Sin embargo, con el tiempo y la experiencia nos damos cuenta que dicha cualidad se puede aprender y perfeccionar.

Como mencionó Antonio en su última entrada existen las personas prudentes que no dicen nada cuando reconocen que están pasando por momentos de gran enojo, por lo que no les conviene explotar emocionalmente. También existen las personas que prefieren abstenerse de opinar sin antes haber procesado todo punto o argumento. Estas personas no solo saben cuando hablar pero también han desarrollado el CÓMO hablar. Manejan a la perfección el tono , la dicción y la entonación de sus palabras. Saben cuándo preguntar y cuando no hacerlo. En muchos casos saben que el no contestar dice más que emitir una opinión.

11530_Grandma_a

Solo los que hemos sido algo imprudentes , alguna vez en nuestra vida, podemos saber el valor del silencio inteligente, y eso es lo que les invito a desarrollar. Es por eso que hoy les comparto los tres dichos de Doña Cordelia Carrasco (mi abuela), acerca de la prudencia. Ella los compartió conmigo hace 15 años y hoy los comparto con ustedes. Qué más sabias palabras que la experiencia de 74 años de vida.

1. No hables mal del puente hasta haber cruzado el río. Cuántos malos entendidos nos ahorraríamos si evitáramos hablar de algunas circunstancias que otros viven, tanto en lo profesional como en lo personal. No sabemos cuándo nos tocará a nosotros vivir lo mismo.

2. Es cordura provechosa ahorrarse disgustos. La prudencia evita muchos. Para discutir se necesitan dos, pero sobre todo se necesita alguien que inste al confrontamiento. La prudencia te evita ser confrontativo y te ahorra varias situaciones incómodas.

3. Sé prudente. Lo mejor en todo es escoger la ocasión. En lo personal este es el que más me gusta, ya que no solo debemos ser prudentes pero sabios para escoger el momento preciso para hablar.

Los dichos de Doña Cordelia formaron mi vida y espero les ayuden a ustedes tanto como me han ayudado a mi.

Anuncios

2 comentarios en “Los consejos de la abuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s