Hablando de compromiso


Creo que tocar este tema es la mejor manera de iniciar las disculpas a nombre propio por el mes de inactividad que hemos experimentado en el blog. Y es que por mucho que nos lo digan otros, no siempre es fácil valorar que el reto más grande no está en iniciar un proyecto, sino en comprometerse en su continuidad. Estas últimas 4 semanas en particular, el tiempo ha sido un recurso muy limitado para los tres autores de #PPF, y aunque nunca sea una excusa válida, ha sido el mayor agente de impacto en el silencio que teníamos hasta hoy. Si aceptan estas disculpas, en esta entrada vamos a hablar sobre compromiso.

cumplir-los-requisitos

Me he percatado que en nuestro día a día hay dos tipos de proyectos: Aquellos que llevamos a cabo con pasión y aquellos que debemos realizar pero que no nos gustan tanto. Al fin de cuentas lo que más pesa para el cumplimiento de cualquiera de estos proyectos es el compromiso de finalizarlos.

Compromiso y disciplina son dos conceptos diferentes pero que juntos son necesarios para conocer el significado de éxito. Al momento de emprender no es ni la inteligencia ni la capacidad el factor determinante en los resultados a obtener sino la consistencia y el compromiso diario a continuar trabajando. Con esto les quiero demostrar por qué el mundo no está dirigido solo por mentes brillantes sino también por personas con menor grado de preparación pero que ya sea por un golpe de suerte o mérito por su arduo compromiso han logrado un cambio.

Cuando no hay manera de entrarle a algo

Hay tareas que solo con pensarlas bloquean nuestra cabeza e impiden ejecutemos cualquier acción por que no nos gusta lo que debemos hacer. Esas tareas van a continuar apareciendo en el transcurso de toda tu vida y son de inevitable cumplimiento para lograr algo bueno. El truco está en que el compromiso general sea más fuerte que el deseo de incumplimiento.

En lo personal, hay cosas que no logro disfrutar como los proyectos muy operativos y de poca cabeza, el gimnasio o dormir menos de 7 horas al día. Cualquier meta que pueda verse afectada por cualquiera de esas tres cosas es muy difícil que la pueda cumplir por que no tengo la fuerza de voluntad suficiente ni el compromiso necesario para cumplirlos.

Es un consejo breve pero sano. Antes de proponernos metas en la próxima pensemos primero si estamos comprometidos a cumplirlas. Como por ejemplo mi compromiso a escribirles nuevamente pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s