The Days of Wine and Roses


Nuestro blog ha pretendido dar consejos sanos en base a experiencias, pocas pero muy buenas, de otros jóvenes ejecutivos modernos que nos vamos aventurando a nuevos retos a medida que crecemos. Hemos escrito sobre planes de carrera, enfoque, emprendimiento, innovación, liderazgo y noticias alegres que han llegado cuando menos lo esperábamos; sin embargo más allá de un profesional integral está la necesidad de un ser humano completo en todos los sentidos. Aquel que sepa retribuir al mundo más de lo que ha recibido. Un hombre o mujer que deje un lugar mejor que aquel que encontró a su llegada.

Puede que suene un poco romántico, pero aquellos que hemos tenido la dicha de recorrer la vida sonriendo más que llorando sabemos que cuando llegan los malos momentos no hay nada más reconfortante que agradecer por las dichas que hemos recibido. Vos, joven o no tanto, has leído este blog por que carecemos localmente de espacios donde compartir experiencias, contenidos y aprendizajes sobre la vida profesional. Pero no hay profesional exitoso si no es primero una persona feliz. Y solo ese ser completo es capaz de retribuir más de lo que recibió.

 

Entertainer Frank Sinatra (C) getting affectionate

¿Qué nos trae felicidad?

Ahora es el momento perfecto para replantear dónde radica nuestro exceso o falta de felicidad: ¿En el dinero? ¿Las relaciones? ¿Nuestro trabajo? ¿Amigos? ¿Dónde?… En lo personal, mi felicidad radica en mi cabeza, y mientras mi mente decida ser feliz no importan las circunstancias, eso no va a cambiar. Enfocar tu vida en tus abundancias y no tus carencias puede ser la mejor manera de ser feliz. Sonreir a otros y ser agradecido puede traerte enormes beneficios y así es como la vida sigue su ciclo… Al fin de cuentas todo es limitado, incluso la vida misma. Entonces, ¿Por qué aferrar nuestra felicidad a objetos o circunstancias que siempre serán pasajeras? No tiene sentido.

Unos cuantos meses atrás, cuando todavía veía algo de TV, escuchaba a una psiquiatra hablar sobre relaciones de pareja y la explicación científica de la sensación al enamorarse. Aparentemente, cuando nos enamoramos nuestro cerebro es víctima de hormonas y otras combinaciones químicas que nos inducen a un estado de felicidad con un sutil toque de atracción hacia otra persona. Para desdicha de la humanidad, nuestro cerebro se vuelve inmune a esas reacciones luego de dos años aproximadamente. Siendo así, entonces , ¿Cómo es posible existan matrimonios felices y llenos de amor 5, 10, 20…50 o más años? Le decimos “compromiso” pero se llama “decisión”.

La mezcla perfecta, según esta psicóloga, para una relación es 20% Sentimientos y 80% Decisión. Esa frase me marcó, no solo en mi relación – de hoy ya felices 19 años de conocernos, 5 de ser pareja y nuevos en esto de ser esposos- sino también para mi felicidad. Decidí que no solo el amor es cuestión de mucha decisión sino también tu estado de ánimo y manera de vivir. Si decides SER FELIZ, nada puede quitártelo. El mundo nunca va a dejar de sufrir, ni la gente de odiarse, las deudas no se esfuman, ni el trabajo deja de ser tedioso… La familia siempre será problemática y los amigos tienen días malos de vez en cuando, pero despertar a diario solo o acompañado (Yo ahora FELIZMENTE acompañado) y dar gracias a Dios por toda la felicidad que te rodea es una decisión personal sobre la que ninguna circunstancia puede influir.

Si no, ¿por que los niños sonríen en cualquier circunstancia? Bajo un semáforo, despertando sobre cartones en una calle, en medio de guerras o desplazamientos… No por que los problemas no existan o no los afecten, sino por que tienen la habilidad de ignorarlos. Y así nosotros dejamos de ser felices por un estado de cuentas, un regaño en el trabajo, una diferencia de opiniones, discusión de pareja… Esas son razones para molestarse pero nunca para dejar de ser felices. ¿Te falta techo? ¿el frío o el hambre te impiden dormir? ¿perdiste a tu familia por una guerra? ¿te robó tu hogar un huracán? Tal vez 1 entre 10 personas contesten “si” a cualquiera de esas preguntas, es muy probable que esa persona sea más feliz que las otras 9… ¿Entonces qué está fallando? Nuestra mente.

Decidamos ser felices. Tal vez eso no te traiga dinero, pero si aprenderemos a disfrutar el poco o mucho que tengamos. Tal vez no vengan mil relaciones pero si una que te haga vivir por mil. ¿El trabajo? siempre es mejor estando feliz y la familia y los amigos se gozan más en armonía. Tal vez Jobs no estaba loco distorsionando la realidad, tal vez solo decidió ser feliz y miren lo que ese hombre hizo.

La entrada de hoy no es un escrito de Coelho, sino un mero paréntesis en nuestra vida profesional para caer en cuenta que la vida se disfruta con momentos felices, no siempre en tu oficina frente al computador. Hay que crearlos, hay que cultivar la actitud, hay que vivir siempre the days of wine and roses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s